lunes, 19 de marzo de 2018

Nombre y apellido

El viento desata las amarras que el miedo había creado. Hoy es tiempo de soltar sin manipulación alguna. Soltar con confianza y entrega. Escribir es una de esas maneras; es dejar salir si esperar nada a cambio. Dejar salir las letras del alma, de la carne, de la sangre. Un papel las recibe sin juzgarlas. Sólo las recibe, les ofrece un lugar donde apoyarse, donde morar y fluir. Escribir libera mis grandes temores. Exorciza mis cavernas pobladas de alimañas. Le ofrece un nombre a cada una. Un nombre y a veces hasta un apellido. Y a ellas les encanta, por unos instantes se vuelven mansas y a veces hasta parecen inofensivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario